Hacer queso curado en casa: todo un arte

Hacer queso curado en casa es todo un arte, y después del éxito de una entrada de casitaperfecta.com en la que se explicaba cómo hacer queso fresco casero… Era obligado dar un paso más para los que quieren perfeccionar su técnica. El queso curado, ya sea de leche de vaca, de cabra, de oveja o de una mezcla de todas ellas es una delicia para los amantes de este producto. Maridado con un buen vino, combinado con fruta fresca como uvas o melón, o acompañado de membrillo o confitura casera, se puede disfrutar a cualquier hora sin necesidad de ninguna excusa.

¿Sabes cómo se prepara queso curado casero? Es sencillo, pero, como todo, hay que seguir algunas instrucciones.

El procedimiento es muy sencillo, pero, como en casi todas las cosas buenas, hay que tener un poco de paciencia. Si quieres estar seguro de que tienes todo lo necesario para prepararlo sólo tienes que teclear kit queso en Amazon y en seguida te aparecerá todas las opciones para elaborar este producto en tu casa.

Queso curado en casa

¡Manos a la obra! Aquí tienes la lista de ingredientes necesarios para elaborar queso curado en casa.

Qué necesitas

  • Leche fresca entera. Recordad la importancia de que sea fresca, la de brick no sirve. Puede ser de oveja, de cabra, de vaca, de búfala… o una mezcla de todas o parte de ellas, pero tiene que ser fresca.
  • Leche entera en polvo. Necesitaremos cuatro cucharadas soperas.
  • Fermento mesófilo… suena raro pero no es más que el conjunto de bacterias que se necesitan para consumir la lactosa y convertirla en ácido láctico. Es imprescindible para hacer yogures, quesos frescos y curados, natas agrias…

Este es su aspecto si se compra en cápsulas

Fermento mesófilo para hacer queso curado en casa

… Y este si se compra en sobres.

Fermento mesófilo para hacer queso curado en casa, en polvo

  • Cloruro cálcico (una cucharadita basta), para dar mayor firmeza a la cuajada.

Cloruro cálcico para dar más consistencia a la cuajada

  • Una cucharadita de cuajo
  • Un poco de sal

Cómo se prepara

  • En primer lugar tienes que esterilizar el molde y la tela de quesería. Para ello tendrás que poner bastante agua a hervir e introducir estos utensilios en ella. Luego tienes que escurrirlos y guardarlos para después. No tires el agua caliente, tápala y resérvala.

Molde de queso manchego

  • Ahora pon la leche en una olla y caliéntala lentamente, removiendo hasta que alcance los 35º. Cuando haya llegado a esta temperatura, apaga el fuego e incorpora la leche en polvo y una pizca de fermento. Remueve hasta que esté bien disuelto. Luego sólo tienes que tapar y cubrir con paños para que no pierda el calor, y dejar reposar una hora.

Poner la leche a calentar en un cazo

  • Cuando haya pasado ese tiempo, añadir una cucharadita de cloruro de calcio y después el cuajo. Remover unos instantes y dejar reposar durante otra hora. Recordad, la paciencia no sólo es una virtud, también es un ingrediente fundamental en la elaboración de productos caseros.
  • Cuando la leche esté cuajada adoptará una textura como de panacota. Es el momento de cortarla con un cuchillo, haciendo cortes verticales y horizontales. Remover lentamente y dejar reposar diez minutos más.

Dejar reposar al menos una hora

  • Añade poco a poco agua caliente para que la temperatura de la cuajada suba a unos 40º. Ahora hay que batir con unas varillas el cuajo, hasta que quede con la textura de un arroz con leche.

El cuajo debe adoptar la textura de arroz con leche

  • Acto seguido coloca un bol grande, sobre él un colador, y sobre éste una tela de quesería, la idea es que el suero caiga en el bol, y que toda la materia sólida quede en el paño.

Tela de quesería para separar el suero del cuajo

  • Cuando ya no salga más suero hay que colocar el cuajo en un bol para hacer queso, previamente cubierto por otra tela de quesería. Hay que pesar el cuajo para poder añadir un 2% de sal, y posteriormente y una vez dentro del molde, remover bien.
  • Tapar el molde y colocar la tela que sobre en la parte superior. Es necesario conservarlo en una bandeja de bordes altos.
  • Poner un peso de un kilo y medio y dejarlo reposar cuatro o cinco horas.
  • Darle la vuelta al queso y volver a colocarlo en el molde, esta vez sin tela. Incrementar el peso hasta los nueve quilos (varias botellas de refresco o varios brick de leche de ayudarán) y dejarlo reposar toda la noche.
  • Y por último sacar el queso del molde, pintarlo de aceite y colocarlo en una fiambrera casi cerrada (tiene que pasar el aire). Dejar madurar en la nevera al menos quince días, dependiendo de lo curado que queramos el queso, y dándole la vuelta varias veces al día.
  • Y… listo… ¿Con qué lo vas a maridar?

Queso curado en casa

Si esta entrada te ha encantado, por favor, háznoslo saber en un comentario.

“Alicia Catalá Prat participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.co.uk/ Amazon.de/ de.buyvip.com/Amazon.fr/Amazon.it/it.buyvip.com/ Amazon.es/es.buyvip.com.”

Una respuesta a «Hacer queso curado en casa: todo un arte»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *